Prolegómenos de la Edad Media

de la Iberia Occidentalis

Francisco Fortes Figuerola

Capítulo I

La consideración de la Edad Media ha experimentado un cambio sustancial a lo largo de la evolución historiográfica. Hasta no hace mucho el periodo medieval era tenido por ser aburrido, imposible de aprender para los estudiantes y sin gran interés para el gran público. En la actualidad, todo esto ha cambiado. En primer lugar, porque la concepción de periodo histórico oscuro ha dado paso a la idea de fase de transición, de transformación de la humanidad desde la Edad Antigua a la Moderna, llena de aspectos interesantes y aportaciones al progreso. En segundo lugar, para el gran público, gracias a las películas, videojuegos, exposiciones nómadas como las carpas patrocinadas por entidades financieras en sus obras sociales y documentales televisivos, el Medievo ha pasado a ser divertido. En este pequeño trabajo vamos a dar un breve paseo por los prolegómenos de la Edad Media que influyeron de una manera nítida e la Península Ibérica. Lo haremos a sorbos pequeños, siendo éste el primero.

Un primer problema metodológico estriba en centrar los límites temporales de la Edad Media. Son clásicas las fechas del año 476 d.C. y 1453 d.C. por lo que comentaremos inmediatamente aspectos relacionado con ellas que las matizan.  Se toma el año 476 d.C. como el comienzo de la Edad Media, es decir, el final de la Edad Antigua y el inicio del periodo altomedieval. Esta data coincide con la deposición del último emperador de Occidente "Rómulo Augústulo" por el jefe hérulo Odoacro y la "famosa Caída del Imperio Romano de Occidente". La fecha en la que finaliza oficialmente el Medievo es la de 1453 d.C. aquélla en la que cae el Imperio Romano de Oriente, es decir, el Imperio de Constantinopla a  manos de los turcos otomanos.

¿Por qué hablábamos de problema en las fechas? porque éstas son arbitrarias; la caída del Imperio Romano de Occidente sobre todo depende de la provincia en la que nos centremos. Así, si Roma cayó en el 476 d.C., hacia mucho que Hispania y la Galia lo habían hecho en manos de los pueblos bárbaros. Y además, como hemos apuntado con anterioridad, la Antigüedad Tardía se entiende en la actualidad más como una época de transición que como el declive del Imperio Romano.

Una vez que el gran emperador hispano Teodosio I murió en Milán dejó dividido de manera definitiva el Imperio Romano entre sus dos hijos varones Honorio y Arcadio corría el año  año 395.

La pars orientis fue asignada a Arcadio de 17 años de edad y la pars occidentis para Honorio de 11 años. Ambos protegidos por el Mágister Militum Estilicom unas de las figuras señeras de la Historia y clave en la comprensión y conocimiento de de esta época transicional. Estilicom era vándalo y sobrino de Teodosio y le fue hecho por éste el encargo de proteger a sus hijos, sobre todo, a Honorio  en Occidente. La defensa de Arcadio en la pars orientis le fue encargado de manera más directa al prefecto de pretorio de Oriente Rufino. Si bien surgieron tensiones entre Estilicón y Rufino, al punto de que parece que el primero mandó matarle en el 395 a mercenario godos. Sin embargo, asesinado Rufino no fue Estilicón el que se hizo con el poder oriental sino Eutropio un eunuco, liberto y tutor de Arcadio.

Aunque la división del Imperio de manera definitiva se relacione con la muerte de Teodosio I, los augustos, Arcadio y Honorio, reinaron en vida del padre. Así Arcadio, el mayor comenzó en el 383 en Oriente y Honorio en Occidente en el 393, diez años después y sólo dos años antes de la muerte del gran Teodosio I en Milán.

Fechas más relevantes en la contracción del Imperio Romano son:

La Caída de la pars occidentis en el 476 d.C.

El Imperio Oriental se irá reduciendo y se le va llamando de distinta forma:

  • Imperio Bizantino desde 717 a 1204
  • Imperio de Constantinopla 1204 hasta 1453.

Caída de del Imperio de Constantinopla a manos de los turcos otomanos 1453.

 

En cada uno de estos escalones el territorio del Imperio Romano fue menguando. Primero con el gran golpe de la Caída del Imperio de Occidente en tiempos del último emperador occidental  y después con los diferentes asedios del  Imperio Romano de Oriente hasta la caída definitiva a manos de los turcos.

Es una curiosidad el saber que Roma fue fundada por Rómulo, el hermano de Rémulo y cayó con Rómulo Augusto, llamado despectivamente Augústulo. Y que Constantinopla, la capital del Imperio de Oriente fue fundada por Constantino I "el Grande" y cayó en tiempos de Constantino XI.

Un cuarto de siglo antes de la caída de Roma, en el año 451 se celebró la célebre batalla de los Campos Cataláunicos, al norte de la actual Francia y donde se enfrentaron la alianza de romanos y visigodos contra los hunos de Atila. Los romanos dirigidos por el General Aecio y  el rey visigodo Teodorico I vencieron a las hordas hunas. Si los hunos hubiesen vencido  parece más que probable que la historia de toda Europa habría sido completamente diferente.

Este tránsito de la Edad Antigua a la Edad Media en la Península Ibérica es aún mayor, más dilatado en el tiempo, pues es quizá el comienzo de la penetración de los bárbaros en el 406 d.C. el banderazo de salida del Medievo, por tanto, 70 años antes de la defenestración el emperador títere Rómulo Augústulo a manos del hérulo Odoacro.

Una vez transcurrida la Edad Media se habrán producido todas las dinámicas bélicas, económicas, religiosas, sociales para que a su fin se llegue a:

  • La fragmentación del Imperio en los estados germánicos europeos gérmenes de los actuales estados de la Unión.
  • La cristianización y feudalización.
  • El paso del mudo mediterráneo al atlántico.
  • Desarrollo de la economía mundo.

¿Qué aportó la Península Ibérica? Ya en el siglo IV, el escritor galo Pacato se dio cuenta lo que los celtíberos tenían como patrimonio: su forma de ser. A lo largo de toda nuestra historia, los descendientes de las distintas tribus íberas, celtas y celtíberas darán buenas muestras de lo acertado de Pacato. En la Edad Media, Hispania fue un crisol en el que los diversos y más preciados "metales" se mezclarán, interactuarán, y forjarán para el futuro el primer estado moderno de Europa y la antesala del Imperio español del siglo XVI.

 

"Esta Hispania de durísimos soldados, expertísimos capitanes, fecundísimos oradores, preclaros abades, madre de jueces, que dio para el Imperio a Trajano, Adriano y Teodosio."

Pacato siglo IV

El Imperio Romano morirá de éxito. Sus enormes dimensiones lo harían ingobernable. Disponer de tantos miles de kilómetros de frontera, le daba una debilidad manifiesta para poder ser atacado e invadido por los pueblos exteriores al Imperio, los llamado bárbaros. Así comenzará la Edad Media y se pondrá la primera piedra de la Europa que hoy vivimos.

Gracias por su atención

 Francisco Fortes Figuerola  www.medieval-spain.com